Así lo afirmó Guillermo Arancibia, Gerente General de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), durante el acto de apertura del “Congreso Nacional para la Prevención de Riesgos del Trabajo” organizado por el Instituto Argentino de Seguridad (IAS) con la colaboración de distintos organismos públicos, empresas y asociaciones profesionales.

El evento, desarrollado durante los días 23 y 24 de abril, tuvo por objetivo reunir a distintos especialistas en el ámbito de la prevención de riesgos del trabajo, a fin de que puedan compartir sus experiencias y conocimientos.

Este encuentro multidisciplinario incluyó seminarios de actualización normativa, disertaciones temáticas sobre prevención laboral y el festejo del Día Nacional de la Higiene y Seguridad en el Trabajo.

Durante la inauguración del encuentro, Arancibia remarcó que “desde hace dos años, la SRT ha trabajado en la recomposición del sistema y en combatir el problema de la litigiosidad.”

Al respecto, destacó la importancia de “generar un marco de certidumbre, con reglas claras para todos los actores, lo que fomentará la inversión y la creación de empleos sanos y sustentables.”

Asimismo, afirmó que “la SRT asumió el compromiso de saldar una deuda pendiente con los trabajadores, y para ello se está trabajando en una Ley de Prevención que contemple las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).” “Nuestro objetivo es protegerlos y garantizarles empleos de calidad” remarcó.

La segunda jornada contó con la participación del jefe del Gabinete de Asesores de la SRT, Pedro Taddei, quien realizó una exposición sobre el trabajo desarrollado en el Comité Consultivo Permanente, que a través del diálogo logró acordar un anteproyecto de Ley de Prevención, que será enviado al Congreso de la Nación para su tratamiento.

“Para nosotros es un orgullo haber alcanzado un proyecto de Ley de Prevención con consenso absoluto, implica reconocer la importancia de todas las opiniones y garantiza la sanción de una ley de amplia aceptación”, dijo Taddei.

El cierre del Congreso incluyó la entrega de certificados de participación a los asistentes y la lectura de las conclusiones y del Documento Básico, un documento de consulta técnica elaborado a lo largo de las diferentes charlas que incluye las sugerencias y recomendaciones generales aportadas por los disertantes sobre las temáticas abordadas.